videollamada por celular

Protección más allá de las fronteras

Equipo Mercantil
Protege a tus seres queridos sin importar en donde se encuentren, porque nunca sabemos que puede ocurrir mientras nos encontramos lejos.

Lo anterior nos hace reflexionar sobre las personas que han adquirido nuestras pólizas, quienes son una fuente de inspiración y motivación para nosotros. Sus razones para tener una Póliza de Vida, por ejemplo, pueden ser infinitas y siempre hay algo que llega a nuestros oídos, como la historia de Josefina, tan interesante que merece ser contada.

Josefina Rangel nunca se imaginó que iba a ser una de las primeras personas en contraer COVID-19 en Latinoamérica. Sabía que se estaba hablando de una pandemia, que le podía tocar a cualquiera, pero jamás creyó que ella pudiese contagiarse.


El diagnóstico de los primeros casos se hizo en medio de mucha incertidumbre y temor. La reacción inicial fue pensar en “por qué” le había sucedido. Ella, que se cuidaba tanto, que se alimentaba bien, que no era muy amiguera, ni se la pasaba en la calle.


Luego de la convalecencia y el susto, Josefina le dio la vuelta a la circunstancia y se enfocó en cuestionarse “para qué” le había ocurrido. ¿Qué tenía que aprender al pasar por esa terrible enfermedad? Las respuestas le vinieron a su cabeza a los pocos días. El pensamiento más recurrente era qué iba a pasar con su mamá, que no poseía ningún tipo de seguridad económica, sino el que ella le proporcionaba, desde otro país, a donde se había ido para hacerse un mejor futuro.


Su mamá, su centro, su eje, su gran tesoro, dependía de ella y, hasta ese momento, no estaba respaldada por nadie, por ningún seguro ni por ninguna institución, porque ella era el principal sostén de su casa.


La primera reacción fue pensar en  “por qué” eso le había sucedido


Ese temor, el de dejar a su madre desvalida, emocional y monetariamente, fue lo que hizo que Josefina dejara de pensar tanto en la inmediatez y empezara a pensar en largo plazo, en planificarse y protegerse a ella y a los suyos, y, por su puesto, a acercarse un poco más.


A partir de la recuperación, Josefina empezó a llamar a su mamá con más frecuencia, pero no como un deber, sino como una manera de acompañarse en este momento de pandemia.


Empezaron los desayunos en conjunto; iniciaron los “vamos a ver una película”, tú en tu cuarto y yo en el mío, pero “la comentamos al terminar”; comenzaron los intercambios de recetas, de “cómo era que tú hacías la chicha de arroz y de cómo es que se pone un vídeo en las historias de Instagram”.


Consejos iban y venían. Llamadas cortas, pero continuas. Todas llenas de mucho cariño, de cercanía y de valoración con muchas ganas de proteger. Hoy en día, Josefina y su mamá son más cercanas, más unidas y mucho más amigas.


niña y señora caminando en la playa
Ese temor…fue el que hizo que Josefina Rangel dejara de pensar tanto en la inmediatez y empezara a pensar en largo plazo

Además de ese contacto frecuente y esa dinámica que surgió, empezó a estudiar las opciones de cómo proteger a su mamá sin necesidad de estar presente. ¿Cómo asegurarse que, si mañana a ella le ocurriera algo, su madre Virginia quedara protegida?


Habían escenarios que jamás le habían pasado por su cabeza, como los riesgos que podían existir en su trabajo, aparentemente “inofensivo”, en sus recorridos, teóricamente “seguros”, e incluso situaciones tan remotas como un objeto mal puesto, un evento desafortunado o una desgracia natural que podían suceder un día cualquiera en su casa.


Y no, no era un pensamiento pesimista, nadie está exento de un imprevisto. En el trabajo, en la calle o en la casa. Es prevención y cuidado de los suyos. Es pensamiento y acción en función del otro. Como una manera racional del amor. Como un pensamiento preventivo y realista. Sin mucho ruido, sin mucho alarde. Proteger es una manera de querer. 


Josefina empezó a ver opciones en el país donde vive, las cuales se le hicieron impagables y encontró en nuestra Póliza de Vida Mercantil una manera eficiente, segura, pagable y sobre todo confiable, de poder brindarle a su mamá seguridad, y sentirse tranquila y muy a gusto, tanto con el servicio como en la experiencia que ofrece una empresa como Mercantil Seguros en Venezuela.


Protege a tus seres queridos


¿Qué enseñanza le dejó el COVID-19 a Josefina? Que siempre se puede estar cerca aún en la distancia, con el amor y con las ganas de proteger y hacer mejor la vida de los suyos, y que nadie está exento de un imprevisto. Hay muchas Josefinas Rangel y muchas Virginias en nuestro país. Seguro hay una cerca de usted o tal vez al leernos se dio cuenta de que le pasa algo similar.